Valeria Correa y el chabón que hay en vos

05/07/2021 19:25

Les compartimos un fragmento de la charla que tuvo la mesa de La Conspiración Inútil  con Valeria Correa,  actriz, dramaturga, directora y docente. Este 28 de julio vuelve a subirse al escenario como Formosa, su personaje en Petróleo, la última creación (y obrón) del grupo Piel de Lava, formado en 2003 por Correa junto a Laura Paredes, Pilar Gamboa y Elisa Carricajo.


Escuchá la entrevista completa:


 


> Pertenecer y sostener un grupo de teatro durante casi 20 años no es tarea fácil, ni es muy frecuente encontrar grupos establecidos. ¿Por qué crees que sucede esto y qué ventaja tiene funcionar de esa manera?


VC: Realmente es algo que nos preguntamos, por qué no hay otros tantos grupos, de hecho hemos dado clases y seminarios para grupos, o para que se armen grupos. Porque para nosotras fue la salvación en todo sentido: un espacio propio donde experimentar, probar, crecer, ir cambiando de rol. Es como una familia.

Vamos casi por los 20 años y obviamente cambiaron  un montón de cosas en la vida, pero el grupo sigue y eso es espectacular. Lo que pasa es que no es fácil, en general, hacer convivir la actividad artística con el resto del trabajo que una tiene que hacer para sobrevivir. Para nosotras valió la pena porque terminó siendo nuestro lugar de referencia, donde siempre volver, un refugio, nuestra forma de hacer teatro. Valió la pena este plus de esfuerzo que tal vez significa sostener las cosas en el tiempo.


> Da la sensación que en Petróleo descubrieron una manera nueva de decir algo, en términos teatrales, de crear una manera de comunicar desde el cuerpo y lo que se va generando en la obra y quizás ustedes ni se dieron cuenta.


VC: Nos dimos cuenta mientras lo íbamos haciendo, no fue una idea previa. La magia, por llamarla de una manera, también sucedió para nosotros. Hubo un descubrimiento muy sincero. Empezaron a aparecer estos chabones y nos empezamos a divertir muchísimo. Fue una gran novedad para nosotras, por un lado, y por otro lado, es nuestra quinta obra y capitaliza esto que decían del trabajo grupal. Nos conocemos muchísimo actuando entre nosotras. Eso también está en la obra, esos veinte años de trabajo.


> Vos sos egresada de Dramaturgia de la EMAD, ¿eso tiene más peso dentro del grupo?


VC: No, de hecho somos dos. A mi me sirvió un montón y encontré una forma de organizar mi pensamiento en relación al teatro. Pero nosotras tenemos una dramaturgia grupal que no es la de escritorio, sino que escribimos todas. Y por otro lado, es dramaturgia del actor: hacemos improvisaciones y en base a eso escribimos; escribimos y en base a eso improvisamos. Vamos y venimos de la dramaturgia a lo escénico, ese es el diálogo. En ese sentido, todas tenemos el mismo camino. Cada una tiene sus particularidades, pero no hay jerarquías. Ahora también trabajamos con Laura Fernández que nos dirige.


Vamos amasando un pensamiento en común: decimos que las ideas tienen cuatro cabezas. La cabeza que está pensando es el grupo, una más conformada por las cuatro.  Es así de caótico, pero es. Funciona y es divertido. No tiene el peso de ¨tengo una idea¨, sino ¨tenemos una idea¨.

Es una dinámica que va mutando. No es que el grupo tenga un método ya establecido y lo aplicamos a cada proceso. Cada proceso habilita la experimentación y ahí entendemos cuál va a ser el método específico para cada obra. Lo que pasó con Petróleo es que fue la primera vez que estuvimos en un teatro oficial, teníamos un sueldo, nos produjeron la obra. Hubo una disposición al trabajo diferente a las otras obras, de tiempo, dedicación… 


> Al encarnar una masculinidad, ¿encontraste una nueva forma de verla, de comprender ciertos comportamientos, o de entender algo distinto en relación a vos misma?


VC: Sí, las dos cosas. Fue un antes y un después. Me gusta la frase: ¨de la conciencia no se vuelve¨. No solo fue hacer de varón, sino habilitar el varón que hay en mi,  que estaba mucho más cerca de lo que yo creía. Y ya hay realmente cosas que me importan menos de sostener a la mujer que soy. 


> ¿Qué cosas descubriste?


VC: No digo que sea así para todos, pero cómo está hablitado estar en el mundo, porque el mundo está construido para ellos. Nosotras decíamos, por un lado, ¨qué relajado ser varón¨, porque estás en ese mundo con tus leyes. Y por otro, todo el tiempo estar demostrando que sos un varón también es pesado y se pone violento, tenso. Sobre todo en lo íntimo con los otros, un poco esa es la hipótesis de Petróleo. Entre chabones ¿qué pasa, cuál es el peligro adentro entre ellos?. Esos personajes, en esa casucha en la mitad de la nada, ¿qué onda estar tan pegado entre varón y varón?


> Ustedes hacen todo un trabajo para meterse en la masculinidad, pero a la vez esos personajes la rompen y empiezan a encontrarse con su propia feminidad. 


VC: Ese fue el gran salto, darle la posibilidad a esos chabones, de sacarse los bigotes y habitar su femenino. Nosotras pudimos habitar nuestro masculino y luego los personajes se permitieron habitar su femenino y ahí somos todes todo. Fue muy liberador para los personajes y para la obra. Ahí hay algo que despega y la gente lo agradece un montón. Creo que ahí se revela lo ridículo de estar sosteniendo un género, en el sentido del esfuerzo que lleva. No estoy negando el género, pero sostenerlo implica un montón de cosas que son de mucho esfuerzo. Ojalá todes pudiéramos sacarnos un poco de ese peso de encima. Creo que las nuevas generaciones tienen más habilitado eso y está buenísimo de ver. 


> ¿Qué significó el boom de Petróleo para ustedes como grupo?


VC: Fue una bomba. Significa una fiesta, una felicidad: que nos conozcan, que se rían tanto, que la pasen bien, que haya un reconocimiento. Una confirmación de lo que venís haciendo.


> ¿Ya están pensando en proyectos futuros?

VC: Sí, empezamos a fantasear algunas cosas que nos gustaría hacer. Petróleo la estrenamos hace 2 años y pico. Por un lado nos encanta y la queremos seguir haciendo, pero ya empezamos a imaginar qué otras cosas nos gustaría hacer para mantenernos vivas.


--
Sobre PetróleoYacimiento petrolero en la Patagonia. Cuatro hombres conviven en un trailer y a sólo unos metros de allí, extraen petróleo de un pozo casi vacío. Arriba, el tiempo libre se cubre de polvo, de mitos oscuros de la zona, de desafíos físicos. Abajo, la piedra se fractura para extraer la última gota, lo poco que queda. 
Desde el miércoles 28 de julio pueden verla en el Teatro Metropolitan Sura. Entradas por PlanetaNet

Escuchá La Conspiración Inútil los lunes y viernes a las 16hs por https://trilceradio.com.ar/